viernes, 9 de junio de 2017

LA ETERNIDAD NO ES FELICIDAD

Por Aely Benavides

¡Yo te quise como se quiere algo!
Pero luego se le deja abandonado
en un cajón exento de la culpa
de ser o valer ya como antes.

Y se gasta la vida buscando 
eso que llaman felicidad 
o bien es eternidad o bien
es que no existe nada ya.

Pagué el precio por tu abandono
hoy persisto en encontrarte
aunque no sepa en dónde estás
escribo para llegar hasta ti.