miércoles, 27 de diciembre de 2017

Modo once: divinas tentaciones

Por Brandy

Precisas mis tetas como fetiche tuyo, mancillas mis curvas con premeditada obsesión, ojalá ya dieran leche para que me puedas sabotear, montarme y mamar, eres un loco, me entras y te escapas y luego bien luego me inquietas de nuevo, no se por donde atacarás, me acostumbras a erguida adivinar por dónde atacarás, me dejas luego sin sentido y dices que quieres terminar en mi pecho, pero qué va si tu fierro no se ofende con nada, le atrapo entre las tetas e imito la faena y cuando el cabezón esta rojo pienso va a explotar y ¡mentira! es cuando menos quiere, me da vuelta y se me introduce entre lo más caliente y me hace gemir y decir groserías, pero solo es para que acabe más rápido, pero me atrapa en la mentira y entonces se ufana de ir y salir más y más rápido y entonces me escapo rápido antes de que ocurra y tu raudo me atrapas y me ofreces una última estocada antes de terminar entre mis tetas.